sábado, 5 de octubre de 2013

Odal

Odal… Morfonia tonal,
que emerge de lo más profundo de esta soledad,
cómplice y compañera del alma.
Susurros de las cenizas de un fénix que no ha podido renacer;
ahogado en el silencio de las palabras,
que surgen entre el polvo y el olvido.


[Agalloch - Odal, sonido para los demonios]