sábado, 26 de octubre de 2013

Vida

… Y fue así como comprendí,
que todo es una quimérica ilusión.
Las cosas son prestadas y efímeras,
lo poco que queda se lo devora el olvido...
Incluso el tiempo, que es, 
el regalo de los dioses es pedido de vuelta.