miércoles, 9 de octubre de 2013

Tiempo

El tiempo pasa...
Cada tic, tac hace eco en el alma e
invoca demonios sin control.
La piel se arruga,
el corazón envejece,
y como un cosaco castiga implacablemente.