domingo, 20 de octubre de 2013

Casualidad

… Y un día cualquiera, como un aguacero que no avisa.
Ella apareció con sus ojos místicos, labios cereza
y cabello azabache, era como una migración
de mil colibríes haciendo magia con cada aleteo.