domingo, 30 de noviembre de 2014

En el fin

A cinco minutos del nirvana,
en tierra de los inmortales,
Aún la vida  persiste en coleccionar lo absurdo:
Ella era demasiado todo...
y yo, bueno; yo era nada.