jueves, 6 de noviembre de 2014

Corazón

Un corazón corroído por el dolor
y agrietado por la vida,
es siempre un corazón
sediento de caricias y de olvido...
Y es justo ahí cuando la tristeza
se hace prisionera.