sábado, 1 de noviembre de 2014

Salvación

Los dioses se marchan
y la violencia
de mi desinterés
opacan cualquier
clemencia que pueda surgir.
No es soledad, no es dolor... ¡es salvación!