jueves, 23 de enero de 2014

Extraviado

Ya me fui... Ya ni sé donde estoy.
¿Acaso es, este el limbo?
Son las brasas del olvido,
son los ojos de la indiferencia...
Es el mismo demonio en persona.