martes, 7 de enero de 2014

Ojos

… ellos, como fragmentos de jade estallan en el tiempo,
el mismísimo espacio cuántico los disuelve en la magia
más pura hecha por el hombre.