domingo, 1 de febrero de 2015

Algebra

La vi en un momento de cordura,
de esos que hoy ya no tengo...
Sus ojos ebrios de primavera,
me condujeron a mi propia destrucción,
fue así, como entendí
el álgebra del corazón.