martes, 23 de septiembre de 2014

Llamado...

Despójame del terror,
llámame a la salvación,
quitame el suplicio del recuerdo...
Porque aquí,
toda memoria es juez que condena al dolor.