miércoles, 6 de noviembre de 2013

Moloch

… Te vi, me vi.
Y como átomos en plena colisión,
surgió un desbalance energético.
Regalé mi alma a un irresistible sabor,
que más tarde fuegos de Moloch consumió.