lunes, 18 de noviembre de 2013

Condena

Esperar se siente un infierno,
arde el alma, corroe la piel...
Aquí, el tiempo es el más temible
y feroz demonio,disuelve los sueños
y condena al olvido.
Sí, el mismísimo purgatorio infinito,
donde la nada reina.