jueves, 8 de agosto de 2013

Noche

Amo la noche,
creo que mi alma es tan oscura y fría como ella.
Como un hechizo de Merlín,
el fuego,viento y sabiduría me cautiva;
me enreda en mil enigmas,
tantos que ni yo mismo se resolverlos...
Su brisa, su olor es un conjugador de emociones,
es un viaje a la vuelta del mundo para
encontrar lo que la mente olvida y el corazón añora,
es escuchar esa bella sinfonía de Beethoven,
que calma hasta el más terrible dolor,
es adentrarse en otro mundo…
uno, donde florece la esencia de las cosas
que muchos olvidan y pocos quieren...
Me pregunto si este mundo es sólo un bonito sueño
o si es el reflejo de mi alma.